• Español
  • Français
  • English
  • Deutsch

Record de Europa en distancia libre sobre el Pirineo. 1702km!!!



Seguramente todos sabeis que hace apenas dos semanas se ha batido el récord europeo de distancia en planeador. Siempre que alguien consigue establecer una nueva marca lo primero que nos viene a la cabeza es que la anterior no era tan imbatible como pensábamos. No sabemos donde está el final, si es que éste existe, pero no cabe duda que la caída de un récord supone una alegría incluso para el que lo ostentaba hasta la actualidad.

Es un hecho que en destinos hasta ahora más tradicionales para el vuelo a vela como son los Alpes o el Sistema Central español no se han conseguido nunca vuelos de este calado, incluso los récords anteriores se hicieron saliendo de los límites de cualquiera de estos sistemas. En esta ocasión debemos estar especialmente orgullosos de que este vuelo se haya realizado íntegramente sobre este maravilloso estadio deportivo que es el Pirineo. Aunque estemos todavía lejos de poder realizar este tipo de vuelo, no cabe duda que en cierto modo todos lo sentimos como un poquito nuestro.

Tras haber tenido la suerte de volar con Gil Souviron en un vuelo que seguramente para él solo fue uno del montón hemos seguido manteniendo el contacto. Desde entonces, Gil nos avisa cada vez que prevé buenas condiciones. ¡Sal a volar el lunes Louis!, …y bueno, la verdad es que siempre han salido vuelos increíbles. Poco a poco nuestros horizontes también se van ampliando, nuestro campo de juego es ya el mismo y ya somos capaces de recorrerlo de punta a punta. Hacerlo dos veces en un mismo día es ya otro tema.

Al conocer sus vuelos de mitad de marzo no pude menos que ponerme en contacto con él y pedirle que nos los contase de primera mano.

Aquí va ese relato y el archivo de fotos, videos y condiciones del día (enhorabuena también para tí Baptiste, …a ver si es verdad que vienes este verano a Santa Cilia).

 

_____________

 

Soy piloto de planeador desde principios de la década de 1980, pero durante casi 30 años me dediqué más al ala delta para poder volar junto con mi hermano menor. Tenía poco tiempo libre, estaba comenzando mi negocio y solo podía dedicarme a un deporte.

Volví al planeador en 2015 e inmediatamente busqué un planeador que cumpliera todos mis sueños.

Me gusta el punto de vista de viaje y aventura que aporta el planeador. Elegí el Stemme y en particular el S12 porque sin ser el mas eficiente, me permite ser completamente autónomo, operar desde Perpignan y encontrar óptimas condiciones de vuelo (de onda o de térmica) a no más de 50-60 km de mi ubicación de despegue. ¡Con una autonomía de 1700 km a 200 km/h, Europa y Marruecos se convierten en mi patio de recreo durante el día!

Durante mucho tiempo he seguido las trazas de los mejores pilotos de los Pirineos (Robert Prat, Carl Audissou…) con Seeyou aprendiendo mucho de sus vuelos. Al observar la polar de los planeadores, con un poco de matemáticas, me di cuenta enseguida de que podría hacer promedios de vuelo muy rápidos.

Para mí la parte más difícil del vuelo es levantarme por la mañana a las 4 o 5 de la mañana para disfrutar todo el día.

La ventaja del vuelo de onda norte es que las condiciones suelen durar varios días, lo que es muy raro con la onda de sur porque los frentes que entran desde Galicia, al día siguiente están sobre los Pirineos.

Windy predijo casi una semana de viento del 15 al 21 de marzo, al principio desde el sector noroeste y luego girando hacia el noreste a mediados de la semana. Así que el 15 de marzo volé con Louis para explorar el cruce de los Pirineos - Macizo Central. Esta transición es larga (110km) y no es fácil porque partiendo de los Pirineos se hace con viento de cara. Pero a partir de la montaña de Madres en el nivel 195, esta es la quinta vez que lo he completado con éxito y, por lo tanto, certifica que el enlace Pirineos - Macizo Central funciona bien. La vuelta, directa a les Albères es fácil.

Al día siguiente mi amigo Gilles Marchand no quería afrontar un vuelo de 10 horas… Por eso hicimos un vuelo "local" de Albères a La Seu d’Urgell, y supe que al día siguiente, el 17, sería aún mejor.

4:45 am, suena la alarma, estamos a 17 de marzo 2021. Para mí, como es habitual, la parte más difícil del vuelo es la noche anterior, me cuesta mucho conciliar el sueño el día antes de los grandes vuelos, estoy demasiado emocionado y la mayoría de las veces a la una de la mañana todavía doy vueltas en la cama buscando el primer sueño.

Pero una vez que despegas, cuando amanece, empiezas a ascender y apagas el motor, se instala el silencio. En seguida el vario entra en pánico y la luz del sol finalmente inunda tu cabina, es una pura maravilla que me resulta difícil de explicar.

 

17 de marzo, 1.515km

El 17 de marzo tenía planeado hacer 1.515 km para conseguir el diploma de 1.500km de la FAI. Antes de despegar, sabiendo que el récord europeo era de 1591 km, me dije a mí mismo que alargando en cada punto de giro diez km más, quizás podría intentar batirlo.

Les Albères son siempre son muy generosas, las condiciones eran buenas por la mañana pero la onda estaba muy seca y no se materializaba en nubes entre La Seu d’Urgell y la Collorada. Además es en la travesía desde La Seu hasta Pineta donde se que hay que tener más cuidado.

Pero la progresión se ve facilitada por la componente de este que me ayuda un poco. El vuelo hacia el oeste es clásico con un resalte continuo y bien marcado de Pineta a Isaba, pero tengo que avanzar todavía unos 20 km más para conseguir los 1500 km.

La traza del vuelo de ida me permite reposicionarme mejor para la vuelta, ya que las condiciones meteorológicas se mantienen. El regreso lo hice muy rápido, viré las Albères antes de la 13:00 hora local, ahora tenía que volver hacia mi último punto de viraje al oeste de Ochagavia.

¡Genial! Aparte de concentrarme en la realización de mi circuito olvidé por completo el estirar el vuelo hacia el este sobre el Meditarreno. ¡Qué estúpido! sobre les Albères, el intento de batir el récord europeo estaba muerto. Terminé el circuito con 1542 km en libre pero me faltaban 50 km para el récord europeo, solo habiendo virado 15 km más al este en el primer tramo, lo hubiese superado fácilmente, especialmente porque tenía una hora de vuelo de margen.

Al fin, un poco frustrado, aterrizo en Ampuriabrava porque en Francia el toque de queda empieza a las 6:00 p.m.

Dos días después veo que se presenta una situación similar a la del 17 para el 21 de marzo.

 

21 de marzo, 1702km

Llamé a Baptiste Innocent para ofrecerle que volara conmigo, y como en en la última ocasión por el récord de velocidad europeo que hicimos el 21 de octubre fui yo el comandante, le dije que si esta vez establecíamos el récord de distancia europeo el actuaría como comandante.

Muy frustrado por no haber podido volar antes y no convencido porque el viento le parecía demasiado del este, Baptiste vino de todos modos y prefijamos un doble ida y vuelta de 1604 km entre Port Bou - Pamplona.

El problema es que para conseguir los 1600 km hay que salir de la onda después de Isaba para hacer 50 km en planeo, o sea, ¡un ida y vuelta de 100km sin nada!

Las condiciones un poco más húmedas son incluso mejores que las del día 17, esta vez con formación de nube incluso en el pasaje La Seu - Pinéta. El vuelo es rápido, sabemos que Klaus Ohlmann despegó de los Alpes y por lo tanto hará un circuito más grande que nosotros, decidimos extender el circuito en cada punto de viraje, pero estamos muy limitados porque no debemos bajar demasiado después de muchos kilómetros de planeo de regreso desde Pamplona.

Avanzamos rápido, unos rotores marcan el camino a Castejón y sobre la sierra de Cervi al este de Pont de Suert. Seguimos siendo conservadores para alargar el circuito porque sabemos que tenemos 1600 km por hacer pero finalmente, en la segunda vuelta vamos aún más rápido.

La entrada al complicado valle de la Cerdanya la gestionamos correctamente viniendo desde el oeste. Más tarde, pasado el Canigou, con 2 horas de margen respecto a la noche me llega la inspiración.

Le pido permiso al controlador de Barcelona poder subir a nivel 245 e intentar un viraje a 50 millas al este sobre el mar para un intento de récord europeo antes de aterrizar en Perpignan.

El controlador nos da luz verde de manera inmediata. Llegamos a les Albères con un variómetro integrado de 3 metros y con 6000m que continúa siendo todavía de 2 metros alcanzando los 7000m. Dejamos la onda con 7200 metros comenzando nuestro último planeo sobre el mar con rumbo este...

1640km, hace ya más de 20 km que sobrevolamos el mediterraneo, el relieve se aleja detrás de nosotros. 1660 km, le digo a Baptiste que hacemos al menos 1680 km. A 5400 metros vamos ya por los 1670km, tenemos un buen planeo y el viento del este será todavía más favorable para la vuelta.

Por tanto, propongo cruzar la marca de los 1700 km, todavía estaremos a más de 4500 metros, a 85 km de Ampuriabrava, es decir, a 19 de fineza. Baptiste, un poco indeciso al principio, finalmente dijo que por supuesto que vamos, y es cuando vemos qué alcanzaremos los 1702km  cuando damos la vuelta.

Con el sol de cara, solo vemos agua, nada mas. La ligera neblina limita la visibilidad a 20 km como máximo, tienes que confiar en el ordenador...

Llegamos de nuevo a la costa manteniendo 10 de fineza para Ampuriabrava volvemos a poner el motor en marcha y volvemos a Perpignan.

Tras el aterrizaje fui a Ampuriabrava a recoger a Klaus, que había aterrizado por la tarde. Me dijo que había conseguido 1630 km tanto libres como prefijados porque su distancia era la misma. En ese momento creíamos que cada uno tenía un récord europeo, nosotros, con nuestros 1702km en libre y él en 1630km prefijados. Klaus me explica que tenemos ambos récords porque para la distancia prefijada basta con declarar anticipadamente los puntos de viraje y no la salida y la llegada. Al haber marcado un punto 62 km más alejado de nuestra llegada declarada, son 1664 km prefijados.

En mi opinión, ahora que ya sabemos que los cruces entre los tres macizos se pueden hacer con rapidez, el futuro de los récords europeos se encuentra en el arco Pirineos-Macizo Central-Alpes. Es obvio que el próximo objetivo de los 2.000km no se puede conseguir íntegramente en ninguno de ellos.

Qué puedo decir de Santa Cilia, para mí es la mejor ubicación para los récords europeos en onda de Norte y para los vuelos de más de 1000km. Es mejor que Perpignan, el aeródromo está 100% dedicado al vuelo en planeador y está justo al lado de la onda más larga de los Pirineos (Ochagavia - Pineta).

En Santa Cilia el viento es menos fuerte que en Perpignan y hay aeródromos o puntos de aterrizaje muy próximos con ejes de pista orientados hacia el norte (Lumbier o Pamplona) que podrían facilitar el aterrizaje en los días en los que el viento de norte en el suelo hacen el aterrizaje muy inseguro. Finalmente está en un extremo de la onda.

Con Windy se pueden predecir los ciclos de las ondas con casi una semana de anticipación y con la onda de norte (de noroeste a noreste) esta situación se mantiene durante varios días.


Limitado por el Covid 19, tan pronto como reencontremos nuestra libertad: “Santa Cilia is the place to be”

Gil Souviron

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Turismo de Aragón