• Español
  • Français
  • English
  • Deutsch

Record de Europa en distancia libre sobre el Pirineo. 1702km!!!



Seguramente todos sabeis que hace apenas dos semanas se ha batido el récord europeo de distancia en planeador. Siempre que alguien consigue establecer una nueva marca lo primero que nos viene a la cabeza es que la anterior no era tan imbatible como pensábamos. No sabemos donde está el final, si es que éste existe, pero no cabe duda que la caída de un récord supone una alegría incluso para el que lo ostentaba hasta la actualidad.

Es un hecho que en destinos hasta ahora más tradicionales para el vuelo a vela como son los Alpes o el Sistema Central español no se han conseguido nunca vuelos de este calado, incluso los récords anteriores se hicieron saliendo de los límites de cualquiera de estos sistemas. En esta ocasión debemos estar especialmente orgullosos de que este vuelo se haya realizado íntegramente sobre este maravilloso estadio deportivo que es el Pirineo. Aunque estemos todavía lejos de poder realizar este tipo de vuelo, no cabe duda que en cierto modo todos lo sentimos como un poquito nuestro.

Continuar leyendo

La Escuela del Aeroclub Nimbus da un salto cualitativo y amplía su formación para pilotos de aviones de motor


El alumno y el examinador al pie del avión.


La Escuela de Pilotos del Aeroclub Nimbus, reconocida por la Agencia Europea de Seguridad Aérea, amplia su alcance. La semana pasada obtuvo su licencia de piloto de avión el primer alumno formado en las instalaciones gestionadas por Fly-Pyr en el aeródromo de Santa Cilia. Hasta ahora este aeroclub sólo podía formar pilotos de vuelo sin motor y durante este año ha conseguido, además, la autorización para la formación de instructores, acrobacia en planeador y pilotos de motovelero.

Pero aparte de eso, el salto cualitativo más importante de este año viene de la mano de la autorización por parte de la autoridad aeronáutica nacional para la formación de pilotos de avión, lo que puede suponer un paso más a la licencia de piloto comercial y de transporte de pasajeros.

Tras el cierre de la escuela de pilotos del aeropuerto de Huesca, Santa Cilia se presenta como una importante opción en cuanto a la actividad formativa del ámbito aeronáutico. Las instalaciones gestionadas por Fly-Pyr aportan gracias al Aeroclub Nimbus varias escuelas de pilotos, ahora también de motor. Este aeródromo dispone además del único taller de mantenimiento de planeadores del país y sobretodo forma parte de la oferta de turismo activo de la comarca de la Jacetania generando de manera directa un número importante de pernoctaciones con clientes de toda Europa.

En cuanto a la actividad formativa, cabe recordar que este verano también se están formando en el aeródromo jóvenes alumnos, de 14, 16 y 18 años, los más jóvenes del país de manera que alguno de ellos ya está a punto de presentarse a examen para la obtención de su título oficial de piloto.

El Aeroclub Nimbus y Fly-Pyr Santa Cilia ofertan campamentos de verano para que los jóvenes obtengan su licencia de piloto de planeador




El Aeroclub Nimbus y Fly-Pyr Santa Cilia impartirán por segundo año consecutivo campamentos de verano para que jóvenes de entre 14 y 20 años obtengan su licencia de piloto de planeador. La formación se impartirá durante cuatro semanas, en julio o agosto, en régimen de pensión completa, y con un día de descanso a la semana. Este curso garantiza los mínimos requisitos en horas de vuelo para presentarse al examen para la obtención del título oficial de piloto de planeador.  El plazo de matrícula se abre en estos días y los interesados en recibir más información pueden ponerse en contacto en el aeródromo de Santa Cilia a través de este correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Tras el éxito alcanzado la pasada temporada, el Aeroclub Nimbus ha decidido repetir su experiencia del 2020 en la que seis jóvenes de entre 14 y 16 años comenzaron su formación como pilotos de planeador, una actividad que se viene realizando en la provincia de Huesca desde principios de los años 40 y que de hecho supuso el emplazamiento del actual aeropuerto Huesca-Pirineos.

La actividad consistirá en alojar a los aspirantes a piloto en las cercanías del aeródromo en régimen de internado con una monitora que se hará cargo de ellos las 24 horas del día. Los jóvenes se integrarán en la vida social del Aeroclub Nimbus con pilotos de distintas nacionalidades. Sus instructores, todos ellos titulados como instructores de Vuelo sin Motor por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, participarán en la actividad en régimen de voluntariado fomentando entre los jóvenes las esencias del voluntariado y del trabajo en equipo.

Este modelo de actividad, que se repite en este mismo formato en otros países con más tradición aeronáutica, supone el mejor inicio de una posible carrera aeronáutica tanto en el campo del pilotaje de aeronaves como en el de mantenimiento o incluso el control aéreo. La jornada de vuelo se iniciará todos los días a las nueve de la mañana con formación teórica básica en nueve asignaturas (principios de vuelo, conocimiento de la aeronave, factores humanos, derecho aéreo, navegación aérea, comunicaciones aeronáuticas, meteorología, performance y planificación de vuelo).

Tras la formación teórica se procederá a preparar los planeadores y se realizarán un mínimo de dos vuelos diarios por alumno. Las primeras semanas con instructor y finalmente, cuando se considere que han alcanzado el nivel necesario, en solitario. Las tardes, o los días en los que no sea posible volar la monitora se encargará de organizar otro tipo de actividades alternativas sin abandonar la comarca de la Jacetania.

 

El aeródromo de Santa Cilia acoge a una veintena de pilotos franceses



Los pilotos franceses y sus veleros listos para iniciar el vuelo desde el aeródromo de Santa Cilia


Pilotos franceses de los aeroclubes de Luchón y Tarbes no renuncian a volar la vertiente sur del Pirineo a pesar de las recomendaciones del país vecino. Y lo hacen desde el aeródromo de Santa Cilia, un destino ahora mismo seguro y que cumple todas las medidas sanitarias para evitar contagios.

Una veintena de pilotos están pasando unos días con sus planeadores, como todos los años, aprovechando que ahora en esta parte de los Pirineos las condiciones son más favorables para volar. Ambos clubes llevan acudiendo al aeródromo veinte años “aprovechando las condiciones del Pirineo sur, porque son mejores que en el lado francés. Despegando desde Santa Cilia podemos llegar a ver los dos mares, el cantábrico y el mediterráneo en un mismo día”, explica César del aeroclub de Luchón. Suelen quedarse entre una y dos semanas y mientras no vuelan, realizan turismo por la zona. Este año están siete pilotos de Luchón y si el tiempo lo permite “volamos todos los días”.

También acuden de Tarbes, “desde el año 2.000, porque en esta época es habitual poder volar como este año por encima de los 4500m, este año estamos gozando de unas condiciones realmente excepcionales”, añade Gèrard. Del Aeroclub de Tarbes están 11 personas en Santa Cilia, 8 pilotos más acompañantes y tanto en este caso como en el de Luchón, acuden con sus propios planeadores que desplazan por carretera hasta Santa Cilia.

Leticia, una controladora aérea en los aeropuertos de Tarbes y de Pau, también disfruta del vuelo sin motor estos días desde el aeródromo de Santa Cilia. “Volamos en Tarbes y cerca de las montañas, pero no es como aquí. En Francia estamos a unas 30 kilómetros de las primeras colinas y las condiciones son muy diferentes”, subraya. Esta zona del Pirineo “es más seca, el sol viene del sur, los techos de las nubes son más altos, el espacio aéreo es mucho más sencillo y en general es más fácil volar aquí que en Francia”, añade. Aprovechando su estancia en una casa rural de Santa Cilia, realizan las actividades de cualquier turista como visitar caminando otros lugares, como los monasterios de San Juan de la Peña o la Sierra de Guara. “Aquí hay muchas cosas por descubrir”.

Los pilotos franceses y sus planeadores son clientes habituales del aeródromo de Santa Cilia y  en esta ocasión han coincidido Bagneres de Luchón y Tarbes. Son muy conocedores del Pirineo y precisamente por eso les gusta volar en la vertiente sur, la más soleada y con mejores condiciones que la norte.

Una temporada atípica

La situación del Covid-19 ha castigado al aeródromo como a todos. Estos clubes franceses suelen acudir con mayor representación de la de este año y en esta ocasión, a pesar de las recomendaciones de su país de no viajar a Aragón. Aunque también hay pilotos españoles “la temporada no se salva ni de lejos”, asegura Luis Ferreira, director-gerente de Fly-Pyr Santa Cilia. El mes de julio “ha sido similar al anterior y en agosto hay comprometidos cuatro clubes franceses mas, siempre que la situación no se complique”, añade. Hay que recordar que la comarca de la Jacetania continúa en la ”nueva normalidad” y que es un destino seguro donde por el momento no hay rebrotes. En este sentido, el aeródromo de Santa Cilia también ha adoptado todas las medidas oportunas y cuenta además con un punto de higiene.

En julio y agosto vienen al aeródromo “los que pueden venir y les dejan, porque por ejemplo los belgas se han tenido que ir corriendo antes de finalizar su estancia prevista y los ingleses que vinieron en marzo, tuvieron que marchar sin tiempo siquiera para llevarse los aviones, han regresado ahora para recuperarlos y han vuelto con cuarentena”, asegura Ferreira.

Pero a pesar de todo, la gente llama al aeródromo continuamente, preguntan cómo va todo, “nos dan ánimos y insisten en que el próximo año volverán, así que en ese sentido soy optimista”. Los franceses “son los que están más cerca y no les han prohibido, simplemente recomiendan, nosotros les decimos que aquí la situación está controlada pero que tienen que seguir las normas, así que siguen viniendo y son los únicos grupos extranjeros que vamos a mantener durante el verano”.

Más de la mitad de los pilotos que acuden al aeródromo de Santa Cilia son extranjeros, fundamentalmente europeos, y de éstos, los más numerosos son los ingleses y los franceses.

Curso de entelado

Ya ha finalizado el primer curso de entelado de aeronaves con sistema Oratex.

El sistema Oratex simplifica hasta el extremo la hasta ahora tediosa tarea del entelado de aeronaves. Si antes necesitábamos no menos de 12 capas de barnices, protecciones y pintura con sus correspondientes lijados y tiempos de secado, ahora el proceso es mucho más sencillo ya que la tela viene completamente tratada y no resulta necesario ni tan siquiera pintar, ya que se adquiere ya del color deseado. El sistema Oratex es pues una auténtica revolución en esta técnica.

Continuar leyendo

El aeródromo de Santa Cilia forma a los pilotos más jóvenes del país de vuelo sin motor




Fly-Pyr Santa Cilia y el aeroclub Nimbus están impartiendo en el aeródromo de Santa Cilia un curso de vuelo sin motor que están realizando tres chicos de 14, 16 y 18 años, los más jóvenes del país. El primero, ha volado sólo por primera vez este martes, y el resto lo harán en los próximos días, ya que ese es uno de los objetivos finales del curso, que se imparte durante todo el mes de julio. Realizan clases prácticas y teóricas y se trata de un programa oficial de formación, lo que les permite volar desde los 14 años, aunque no podrán tener la licencia oficial hasta los 16 años. Luis Ferreira, director-gerente del aeródromo de Santa Cilia explica que “podemos enseñarles y soltarles, y vuelan bajo supervisión”. Una vez que hagan 45 vuelos y 15 horas de práctica, realizarán un examen teórico en Madrid y el práctico en el aeródromo de Santa Cilia. De esta manera podrán tener la licencia oficial.  La normativa permite poder iniciar la formación e incluso volar solo en calidad de alumno (supervisado por un instructor desde el suelo) con 14 años aunque el título de piloto no se les puede expedir antes de los 16.

Dos de los chavales la podrían tener al finalizar el verano, porque ya tienen o superan los 16 años, pero el más joven, de 14 años, tendrá que esperar algo más. Sin embargo, ya se ha soltado y ha volado en solitario. Se llama Joaquín Plaza, es de Almería, y su padre es piloto, por eso ha querido iniciarse en este mundo. “Es una maravilla”, ha reconocido, así que su intención es seguir con la formación.

Junto a él, este mes de julio están en Santa Cilia Fernando Sarasola, de 16 años, y Ulises Pérez, de 18. Fernando explica que llegaron el 1 de julio al aeródromo “sin saber pilotar y en este mes aprenderemos para poder sacarnos la licencia”. Aunque los otros dos tienen claro que quieren ser pilotos, “yo no lo tengo tan claro”, reconoce, pero “me encanta”, así que su formación no quedará sólo con este curso en Santa Cilia.

A Ulises sí que le gustaría ser piloto en un futuro, y el vuelo sin motor “es un tipo de vuelo más asequible para ir pillando conceptos de aeronáutica”. Reconoce que ya tiene ganas de volar solo y que nunca había estado en el aeródromo de Santa Cilia. “Había volado en planeadores en Ocaña, pero acompañado”, añade.

Este curso puede suponer el inicio de una carrera profesional aeronáutica en cualquier ámbito, “pueden ser pilotos y dedicarse a la aviación comercial, mecánicos o ingenieros y diseñar aviones”, asegura Ferreira. “Siempre ha sido un excelente inicio para cualquier carrera profesional aeronáutica”, añade.

El aeródromo de Santa Cilia siempre imparte este curso, pero es la primera vez que se hace con gente tan joven. La idea en un principio era hacerlo como un campamento de verano, “y que los chicos hicieran la vida en el aeródromo”, pero la crisis sanitaria tumbó los planes “y lo hemos reencaminado hacia el turismo rural de Santa Cilia”. No obstante, esta idea no se descarta para otros años.

Para Fly-Pyr Santa Cilia y el aeroclub Ninmbus “es una experiencia muy positiva y ya estamos pensando en cómo organizarlo el año que viene, volviendo a la idea del campamento y con un número algo mayor para el próximo verano. Ya nos están llegando nuevas solicitudes”, subraya Luis Ferreira.

 Iniciar a un chaval de esta edad en el mundo de la aeronáutica “supone inculcarle valores personales muy interesantes, especialmente porque les hace sentirse responsables de su propia seguridad, trabajo en equipo y por supuesto es un excelente punto de inicio para una futura carrera profesional”, concluye.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Turismo de Aragón