• Español
  • Français
  • English
  • Deutsch

El Aeródromo de Santa Cilia, plató de un documental contra la violencia en el deporte



Raúl Sánchez participaba en un partido de fútbol de veteranos y una agresión por parte de un jugador rival le produjo graves lesiones en dos vertebras y una rotura parcial de la médula, lo que le dejó en silla de ruedas. Tras un periplo por hospitales y operaciones, su gran reto pasa por recuperar la mayor movilidad posible, y al mismo tiempo, se ha marcado el objetivo de difundir su caso a través de un documental que sirva para concienciar a la sociedad de la necesidad de erradicar la violencia en el deporte.
Esta semana, Raúl Sánchez visitaba el Aeródromo de Santa Cilia, donde se convertía en el protagonista de una actividad para conocer el mundo del vuelo sin motor.
Las instalaciones de Fly Pyr formarán parte de las localizaciones del rodaje de este documental, impulsado por Raúl Sánchez y Guillermo Cruz, en el que se abordarán las consecuencias de la violencia en el deporte a través de la grabación de escenas en las que se buscará el punto de vista de Raúl desde la silla de ruedas, colocando la cámara a su altura. El audiovisual pretende destacar la grandeza del deporte y denunciar los comportamientos violentos en el ámbito deportivo, que pueden llegar a tener consecuencias fatales, como ocurrió en el caso de este futbolista. Se trata de sensibilizar a la sociedad de la importancia de mantener los valores que hacen grande el deporte: este tipo de situaciones no son culpa del deporte, sino de las actitudes con las que determinadas personas lo practican.
La experiencia resultaba muy positiva tanto para Raúl Sánchez como para los anfitriones, encantados de abrir las puertas del aeródromo para este fin. “Para ellos ha sido un momento muy especial, ya que les hemos podido ofrecer un aire de libertad, el que da el vuelo sin motor; una posibilidad de la que carecen en su vida diaria personas con paraplejías o movilidad reducida”, explicaba Luis Ferreira, gerente de Fly-Pyr.


No es la primera actividad que organiza el Aeródromo de Santa Cilia en el ámbito de la discapacidad y la eliminación de barreras arquitectónicas. De hecho, las instalaciones de Fly-Pyr ofrecen programas especiales adaptados para personas con discapacidad o movilidad reducida.
Desde 2008, existe la posibilidad, para este colectivo, de obtener la licencia de piloto. En este sentido, el Aeroclub Nimbus dispone de un aparato adaptado para vuelo con discapacitados (un Alexander Scheleicher ASK21), un excepcional planeador para la formación básica. La filosofía es muy sencilla: todos los mandos que habitualmente se controlan con los pies, pueden controlarse con las manos en este planeador.
Los próximos 20 y 21 de mayo, Fly-Pyr, el Aeródromo de Santa Cilia y el Aeroclub Nimbus organizan sus jornadas anuales dirigidas a discapacitados. Un encuentro en el que pilotos expertos volarán con más de 60 personas con discapacidad en tres o cuatro aviones adaptados a sus necesidades.
Raúl Sánchez estará presente en este encuentro, donde también se espera la participación de Diego Ballesteros, el handbiker barbastrense que quedó en silla de ruedas tras un atropello, muy conocido por su afán de superación y por sus ambiciosos retos que le han llevado a recorrer medio mundo y a lograr numerosos reconocimientos por sus logros deportivos.
 
 

 

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
AERO Online-Banner